La India que no es India

No teníamos la certeza de que iríamos a India hasta un mes antes de partir de casa, cuando compramos los pasajes. Pero mientras organizábamos todo, contamos por aquí y por allá que iríamos o que era el plan ir al país del hinduismo. De las personas que no fueron jamás recibimos respuestas con asombro y felicidad seguidas por las mil y un recomendaciones y preocupaciones según lo que habían leído o visto por ahí; y de los amigos que alguna vez visitaron el tan habitado país, recibimos envidia, continuado por las recomendaciones del estilo “relájense, y disfrútenlo que es India es difícil pero enamora”.
Así que llegamos a India con los tapones de punta, miedo y ganas de conocerla. Complicados los sentimientos que teníamos.

Sigue leyendo