Las Montañas Azules de Australia

Miraba el paisaje, encantada por los colores que el sol que caía en el cielo le daba a todo lo que tenía a su alcance, y por la profundidad que le daba la sombra al resto del paisaje. Respiraba ése aire, y obstruía los ruidos de las otras personas, que eran unos cuántos, y pensaba “éste lugar, con tantos otros, me encantaría guardarlos en secreto”. Imposible. Pero no tanto.

En un camino en el medio de la selva de India, un Indio nos dijo “me gusta éste lugar, porque sé que como hay que caminar mucho para llegar, no va a haber nadie”.  Y ésa es la pura verdad. Hay gente que si pudiera, estacionaría en el propio mirador para no tener ni que bajarse del auto.

Ése lugar, donde el paisaje me dejó viajar por su silueta y los pájaros que cantaban en el bosque me abstraían de mi entorno, no lo puedo guardar como secreto. Queda a 2 horas por autopista desde Sydney, y casi casi, que se puede estacionar en el mirador principal.

No sabíamos qué esperar del lugar por lo que tuvimos que pasar por el centro de información a preguntar qué se podía hacer y cómo.
Las Blue Mountains (Montañas Azules) no son montañas y yo no las vi azules. Son mesetas, con unos paredones tan altos y robustos que impresionan, y en sus valles, revistiéndolo todo, los eucaliptos, el aceite de éstos árboles en suspensión en el aire y según la luz del ambiente provoca el efecto que todo es azul. Lo que el nombre no dice es que sus valles son extensos y grandes, y que el paisaje que se ve, es impresionante.

aDSC_4636 aDSC_4642 aDSC_4665 aDSC_4674 aDSC_4686 aDSC_4695

De yapa, de regalo, como bonus, un extra, visitamos un lugar de ésos que uno sólo ve en las revistas. Y así fue como lo descubrimos. Marce había visto una fotografía de la Roca Colgante, en las Blue Mountains en una revista, en alguna de las casas en las que vivimos en nuestro tiempo en Tasmania. Encontrar el lugar exacto y cómo llegar no fue fácil. Y eso sumado a la hora y media de caminata por el bosque, nos daba la pauta de que estábamos yendo a un lugar, donde no muchos otros llegan.

No es fácil describir con palabras la sensación, los sentimientos y todo lo que se cruza por la mente, el corazón y el alma cuando se llega al borde del paredón, y ahí estás vos, mirando al vacío, sin que nada te sujete, ni te mantenga alejado de ésa inmensidad. No hay palabras que en ése momento puedan salir de tu boca. Es impresionante. El valle es más abrupto, y con el sol de ése momento se veía más vivo. Los paredones que lo rodeaban se veían más anaranjados y más extensos que los otros. El silencio de estar sólos en ése lugar, le daba un gusto increíble, podíamos disfrutar sin apuros, sin sorpresas, sin gritos ni sonidos externos. Era todo bello y natural.

Para llegar a la Roca Colgante, tuvimos que caminar unos pasos más hacia la izquierda, donde la meseta iba bajando su altura, y una vez que cruzamos los árboles que nos tapaban la vista, la vimos. Ahí estaba ésa enorme roca que en su parte superior está separada de la Roca Madre por unos 80cm, separación que en su parte inferior va disminuyendo hasta que desaparece y las rocas se unen en una sola. Además de ése espectáculo, el valle que lo encuadra le da más emoción y perfección a ésa obra natural.
No alcanzó con mirarlo, observarlo, y disfrutarlo una hora. Nos quedamos a apreciar cada recoveco y cada color, disfrutando de la sombra de los árboles durante el resto del día, hasta que el sol empezó a amenazar con esconderse, y ahí pegamos la vuelta hasta la camio.

Éste sí, es uno de ésos lugares, que quiero guardar como un secreto. Y que preserve su espíritu vírgen de humanos….

aDSC_4808
El primer valle que vimos al llegar.
aDSC_4767
Detrás de los árboles, se ve la separación. Hay gente que salta a la Roca Colgante… nosotros no..

aDSC_4748 aDSC_4777

Anuncios

13 thoughts on “Las Montañas Azules de Australia

  1. Me sumo al WOW. Qué momento alucinante! De esos que te quedan guardados en el cajón de los buenos recuerdos ( que a esta altura ya necesita una habitación completa!!) Besotes mil

    Me gusta

    1. Jaja tenes razón que se parece a la roca del Rey Leon! Solo puede acceder a ese lugar gente que no tiene vértigo y es por eso mismo que yo no hice ni el intento de saltar esa separación de 80cm para sentirme como Simba jaja. Definitivamente el lugar es impresionante.

      Le gusta a 1 persona

      1. Es normal que no quisieras, sólo de pensar que se puede ir un pie y… Ay dios jajajajaja aunque no hayas llegado allá, es maravilloso. Me llenáis continuamente de ganas de viajar por todo el mundo. Ojalá algún día :’)

        Me gusta

  2. Qué lindo que pudieron disfrutar de ese maravilloso lugar!
    Nosotros pasamos 4 días en Katoomba el año pasado, pero por clima no pudimos disfrutar las blue mountains 😦 … extrema y densa bruma constante, acompañada de mucha lluvia..
    En fin.. ya volveremos :D!!
    Un beso!

    Me gusta

    1. Ay no!! qué terrible! El último día, en el que nos íbamos, nos tocó bruma y es impresionante ir al mirador y no ver nada más que gris. Pero vale mucho la pena ir a ver ése paisaje. Nosotros volveríamos para caminar por sus valles y dormir en sus bosques..
      Lo bueno es que vos estás cerquita! 🙂
      Nosotros es ahora o ¿nunca? jaja
      Beso

      Le gusta a 1 persona

Viaja con nosotros, déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s