Recabando Horizontes #2

Qué enredado tengo el pelo. Debe ser una muestra de lo enredada que ha estado nuestra vida en las últimas semanas. Pero con la mano me lo puedo desenredar fácilmente. Y éso debe ser la muestra de que nuestra vida enredada se está desenredando y poco nos queda en éste lugar.

En éste tiempo de vida en Strahan, Tasmania, hemos aprendido más de nosotros mismos que de otra cosa. Y está buenísimo. Por que al final de cuentas, de éso se trata viajar. De perderse para volver a encontrarse.

Strahan es un pueblo de mil habitantes sobre la costa Oeste de la isla de Tasmania, y durante el verano (después de las fiestas hasta Abril) es cuando el pueblo se llena de turistas.
Los extranjeros que vienen a Tasmania, hacen una vuelta por las costas de la isla, y Strahan es el pueblo más lindo y pintoresco de la zona donde pasan la noche. Muchas personas sólo pasan la noche y siguen. Los que se quedan más días lo hacen para recorrer los bosques que son primos de los nuestros allá en Patagonia y de los de Nueva Zelanda, por lo tanto,los que conocen ésos bosques, saben que éstos son hermosos también! Por otro lado, ésta zona es muy rica en historia, por su prisión en la Isla Sarah conocida como “el Infierno en la Tierra”, por su época de tala del Pino Huon una de las maderas más resistentes en el mundo, y por la minería que logró que la zona se habitara. 
Y los locales de la zona o de la isla, vienen a pasar semanas en éste pueblo para salir a pescar, sobretodo trucha, salmón y atún, que seguramente se han escapado de las jaulas de los criaderos que hay en ésta bahía.

Como todo pueblo chico, el vivir en “comunidad” tiene sus ventajas y desventajas. Ventajas no le hemos visto todavía. La gente acá es muy cerrada. Son lindos y simpáticos, pero no son abiertos a invitarlo a uno a participar de sus vidas, y la única persona que ha sido tan amable con nosotros vive a media hora de viaje en el siguiente pueblo, así que no ha sido fácil compartir con ella y su familia.
Las desventajas es que todos viven en base al chusmerío (habladurías). No hay frase que uno diga o algo que uno haga, que el resto del universo no se entere.

Acá hemos trabajado haciendo limpieza de las cabañas/casitas. El equipo de trabajo de limpieza ha sido fantástico. Cada uno con sus cosas, pero al final de cuenta, todos fueron divinos con nosotros, y también están todos encantados con nosotros porque trabajamos bien y porque somos lindas personas (éso nos lo han dicho ellos, no es que nos estamos tirando flores a nosotros mismos, eh?).
Pero cuando hablamos de los que están al mando, mucho deja que desear. Pero es en encontrar las falencias de ellos que hemos aprendido tanto en éste tiempo. De nosotros mismos, y de lo que queremos en ésta vida. Viendo todo lo que no nos gusta de ellos, hemos descubierto todo lo que si nos gusta de nosotros mismos, y aquellas cosas que queremos lograr personalmente. De las mentiras interminables de nuestra encargada, hemos aprendido cuánto nos gusta hablar y vivir con la verdad, aunque duela. De las dos caras de muchas personas, nos dimos cuénta de cuánto nos gusta ser sólo nosotros, reales y transparentes, ante el mundo y nosotros mismos. De  los dueños del lugar, que sólo saludan a los jefes y no a los empleados comunes que también nos rompemos la espalda trabajando para mantenerles el lugar, hemos aprendido cuán humanos somos y cuánto más queremos ser. De los malos manejos por parte de la encargada con nosotros, los empleados, hemos aprendido lo que nos gusta de los jefes y lo que no. Ojalá algún día logremos ser jefes, para poner en práctica todo lo hemos aprendido y para auto-demostrarnos que se puede ser jefes y lindas personas al mismo tiempo. Uf! hemos aprendido tanto que si enumeramos todo, podemos estar toooodo el día escribiendo. Lo más importante es que yo, Cintia, he aprendido a callarme más, y Marce ha aprendido a decir lo más profundo – en cuanto a las broncas laborales se refiere.

Nos pasaron varias cosas, varios tragos amargos, que hicieron que ayer dijeramos basta. Y acá estamos, con el pelo enredado, pero desenredandolo de a poco.
Ayer nuestra encargada nos dio el último empujón para hacer algo que veníamos masticando hacía días, pero que no sabemos por qué razón, estabamos esperando. Marce volvió a casa de la última reunión con nuestra encargada tirando humo por la naríz como un dragón prendido fuego por la bronca. Bronca que con el paso de las horas y la necesidad de hablarlo una y otra vez, se fue difuminando para darle paso al agradecimiento. Gracias a nuestra encargada Amy.
Gracias, porque nos mostraste todo lo que no queremos ser en ésta vida, como personas ni como jefes.
Gracias, porque nos demostraste cuánto realmente valemos, aunque vos no sepas apreciarlo.
Gracias, por darnos el empujón para renunciar de un día para otro. Porque realmente, no mereces una semana de aviso previo.

Gracias por mostrarnos el camino a la libertad.

“Trata a los demás como quieres que te traten”

 

aDSC_3881aDSC_3994aDSC_3910ADSC_3981

 

Anuncios

4 thoughts on “Recabando Horizontes #2

  1. Es impresionante la facilidad con que aceptamos un trabajo y lo que nos cuesta decir BASTA! esto no lo tolero más! Siempre hay excusas reales y tangibles y otras un tanto más ocultas. Miedo a no poder abastecernos de lo que necesitemos, miedo a ser rechazada por nuestros pares, miedo a quedar afuera de la sociedad. El trabajo que hacemos no nos define como personas y sin embargo cuando nos preguntan quiénes somos, decimos “abogados/arquitectos/lavacopas” Bien por ustedes que al ser dos se apoyan mutuamente. Crecer de a uno es solitario. Besotes enormes. Si, ya sé que debo posts. Pero primero quise ponerme al día con la lectura 😀

    Le gusta a 1 persona

  2. Maravillosa reflexión… un brindis por el aprendizaje y por el cabello enredado, porque al desenredarlo nos entendemos más a nosotros mismos y en definitiva nos aprendemos más en este camino de la vida 🙂 ..
    Un abrazo y a seguir desenredando lo enredado!
    Nos cruzaremos por New Zealand? 😀

    Me gusta

    1. Costo un tiempito llegar a esa reflexión, pero si no le buscamos el lado positivo a las cosas no-lindas que nos pasan, nos amargamos, y la vida es para vivirla mejor 🎶
      La verdad que con los viajes hemos aprendido a nunca decir que no, y siempre un capaz. NZ ya no está en la lista den países pero tenemos amigos en el norte y en queenstown y wanaka que en algún momento, querremos ir a visitar. Te avisamos sí vamos!

      Me gusta

Viaja con nosotros, déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s