La India que no es India

No teníamos la certeza de que iríamos a India hasta un mes antes de partir de casa, cuando compramos los pasajes. Pero mientras organizábamos todo, contamos por aquí y por allá que iríamos o que era el plan ir al país del hinduismo. De las personas que no fueron jamás recibimos respuestas con asombro y felicidad seguidas por las mil y un recomendaciones y preocupaciones según lo que habían leído o visto por ahí; y de los amigos que alguna vez visitaron el tan habitado país, recibimos envidia, continuado por las recomendaciones del estilo “relájense, y disfrútenlo que es India es difícil pero enamora”.
Así que llegamos a India con los tapones de punta, miedo y ganas de conocerla. Complicados los sentimientos que teníamos.

Arribamos en Kolkata, y nos quedamos toda la madrugada en el aeropuerto esperando que abriera el local de venta de tickets de tren. Cuando los tuvimos en la mano, salimos del ambiente cerrado y refrigerado por el aire acondicionado al calor agobiante y húmedo de Kolkata donde caminamos 50 metros, y nos metimos en un bus urbano con aire acondicionado que después de viajar por una hora en un tráfico infernal, nos dejó en la estación de tren.
Habíamos pagado el boleto más barato del tren, como buenos ratas que somos viajando, y terminó siendo de lo mejor. Viajamos con aire acondicionado -después de un rato empezamos a ponernos el poco abrigo que habíamos llevado-; y además nos dieron de comer como si fueramos ganado de engorde. Almuerzo con postre, té con galletitas, sopa con grisines y finalmente cena con postre.

Llegamos a Siliguri, donde no hay nada para ver, así que después de pasar la noche nos fuimos a la parada de “taxis compartidos” que son jeeps para –normalmente- 7 personas (2 en el asiento del frente, 3 en el de atrás y dos más en los últimos del fondo), pero los indios son buenos para apiñarse –porque son tantos- que metían mínimo 10 en el interior, y si el viaje era corto y la ruta estaba en condiciones, algunos se subían al techo.
Pero bueno, en Siliguri nos tomamos uno de éstos taxis compartidos, y aprendimos que las rutas en la región de Sikkim, están terroríficamente, en mal estado, por eso para hacer 180 kilómetros, se tarda 5/6 horas.

La región de Sikkim solía ser hasta 1975 el Reino de Sikkim, y hoy es uno de los estados con menos población de India. Además de ser pura montaña cubierta por selva, comparte con Nepal el tercer pico más alto del mundo, el Kachenjunga.

Una vez que llegamos a Sikkim, sentimos que habíamos entrado a otro país pero sin pasar ninguna frontera. Las caras de indios desaparecieron, o eran los menos, entre gente con rasgos tibetanos, los ojos razgados, la piel marcada por el sol y la altura, y las sonrisas a flor de piel. Cada tanto teníamos que recordar que estábamos en India y no en algún país del este asiático.

En Darjeeling, desde el hostal donde nos quedábamos, podíamos ver la profundidad de los valles que nos rodeaban cubiertos por la espesa selva, que dejaba ver entre las copas de algunos árboles, por aquí y por allá, los techos de algunas casas; y metiéndonos en la propiedad del vecino, desde la escalera que llevaba a la casa podíamos ver el gran monte colgado entre las nubes, el Kachenjunga. Tratando de visitar algunos lugares, nos perdimos entre los callejones de los barrios y nos divertimos viendo las caras de los pobladores al ver dos extranjeros entre los barrios más barrios.

Luego visitamos Gangtok, la ciudad capital del estado, linda para quien adora las ciudades, fiera para nosotros. Además ahí nos enteramos que para ir a Sikkim del Norte, como es zona de frontera con China y es zona militarizada,  los extranjeros no pueden ir por su cuenta, tienen que ir sí o sí con un tour, y nosotros, aborrecemos los tours, pero queríamos ir al norte, así que después de tanto buscar precios y compañeros de viaje, encontramos en una agencia dos israelitas que se nos sumaron al grupo para recorrer la zona.

A pesar de que fue un tour, al tener gustos parecidos con los otros viajeros pudimos hacer cosas que queríamos, así que entre tanto viaje siempre hacíamos una caminata entre la vegetación, y parábamos a sacar fotos a diestra y siniestra. El guía y el conductor, los dos Sikkimeses (será así el gentilicio?) estaban a disposición para servirnos; siempre respondían nuestras preguntas, siempre sonriendo a nuestros chistes y a nuestro constante hambre –más mío el hambre, que de los otros.
Realmente valió la pena pagar los 3 días para visitar ésta región. La soledad entre tanta montaña y paisajes hermosos, fueron un plus en éste viaje. El frío nos enrojecía la piel, pero no nos quitaba las ganas de seguir andando y conociendo los valles con su tundra, y sus bosques de pinos, o de rododendros (no me quiero imaginar lo que son ésos paisajes con los rododendros en flor, debe ser un paraíso!)

Como todo lo bueno, el viaje terminó, y nos dejó con la sonrisa pegada en la cara, y los israelitas pegados a nosotros; no! Mentira! Como tuvimos tan buena onda con los chicos, y justo seguíamos con el mismo rumbo, fuimos los 4 a Pelling, un pueblo que no parece pueblo porque las construcciones son todas Hoteles y derivados; pero por ahora sigue siendo pequeño, por lo que la vegetación es la que predomina la zona, así que sólo bastaba caminar unos pasos hacia arriba o unos hacia abajo y estábamos rodeados de selva.
Desde éste pueblo tuvimos una de las mejores vistas del Kachenjunga. Siempre por encima de las otras montañas, que ya de por sí uno sabe son altas, pero cuando las nubes altas se hacen a un lado y dejan ver al gigante de la zona, uno se espeluzna. Es imponentemente tan alta, que parece que alguien la estuviera sosteniendo elevada en el aire como para que le saquemos unas fotos y después volverla a posar a nivel normal. Pero no, ella siempre está ahí, mirándonos y regalándonos una vista impresionante.

En Pelling terminó nuestra aventura en el ex Reino de Sikkim, y no sólo dejamos a los chicos que seguirían explorando los alrededores del pueblo, si no que dejamos atrás la tranquilidad de los pueblos de montaña, la naturaleza y el silencio, y el viaje de mochilero.

Nuestro viaje por India continuará en otro relato…..

aDSC_2612 aDSC_2621 aDSC_2635 aDSC_2793 aDSC_2790 aDSC_2743 aDSC_2864 aDSC_2871 aDSC_2920 aDSC_2816 aDSC_2986 aDSC_2733 aDSC_2817

Anuncios

3 thoughts on “La India que no es India

  1. Queridoss!!! me vuelan la cabeza algunas fotos…en este caso dos en particular: Marce entre los señoritos de la india…jajajaaj, que estan posando para revista! es increible, me imagino el momento de la toma y me hace rerir mucho!
    Y la otra es esa donde estan adentro de algun localcito con una cocina y entra el rayo de luz por la ventana, se ve el polvo/humo del lugar y la rubia esta iluminada. Marce! Zarpada fotoo!!! jajaja

    Me gusta

    1. Marce agradece los comentarios jajaja
      La de los chicos en pose para la Revista Gente del mes de Marzo (jajaja) fue muy gracioso porque ibamos caminando y uno se acercó y preguntó si nos podíamos sacar una foto con él, cuando dijimos que sí, se acomodó entre los dos y sonreímos. Cuando se fue, vino el siguiente, y después el otro y el otro y el otro.. cada uno con un celular distinto y se ponían y sacaban los anteojos y la gorra, se la iban prestando.. son tan graciosos… y después yo les pedí una sola foto con todos ellos, donde lo metí a Marce en el medio, para recordar ése instante de fotografías.
      Es muy lindo ver las fotos que tenemos y respirar profundo y recordar.. y saber que ahí estuvimos nosotros.. no es un lugar tan ajeno, después de todo.
      Gracias amiga por hacernos releer (no tanto) pero ver nuestras fotos nuevamente.

      Me gusta

Viaja con nosotros, déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s