Volver, con la frente marchita…(tango)

La verdad es que estando en Nueva Zelanda, contábamos los días -mientras eran los últimos meses de trabajo- para que llegara el día de empezar el viaje en ése último mes por la isla sur del país, para luego partir al continente asiático.

“¿Cuándo van a volver?” Nos preguntaron amigos que viven en las tierras kiwis.

“No sabemos, porque hay tanto mundo para recorrer y volver a Nueva Zelanda no está en nuestros planes” decíamos, pero para mis adentros pensaba “nunca, no voy a volver a un país donde ya estuve un año y medio, donde ví la mayoría de las cosas que hay para ver, donde sé que la vida es linda pero en ciertos puntos me aburre, y teniendo tantos otros países para ir a conocer, y recorrer!”

Nueva Zelanda, te pido disculpas.

Sé que no compatibilizamos al 100%. Yo soy Latina, y vos sos -aunque no quieras- descendiente inglés. Tus costumbres y tus formas son muy distintas a las que estamos acostumbrados. Pensé que siempre te recordaría feliz de haber vivido por ahí y de haber tenido la experiencia y listo.

Pero la verdad es que hoy recuerdo y sonrío con el alma, te agradezco todo lo que me diste y retiro lo dicho y sé que en algún momento, volveré a pisar tus tierras.

Porque cuando intentamos -dos veces en un año- no nos dejaste subir al Tongariro, porque a tu clima isleño se le había ocurrido hacer una tormenta en el lugar; y tanto nos han dicho que tenemos que hacerlo, que está en la lista de pendientes. También nos quedó visitar la frutillita del postre, tu Costa Oeste de la Isla Sur y el tan nombrado y aclamado Parque Nacional Abel Tasman. Pero más allá de todas tus bellezas naturales por la que embobas a tantos viajeros, quiero volver a visitar a la gente que no sólo ocupó un lugar en la historia de nuestro viaje por tus tierras, sino que ocuparon grandes partes de nuestros corazones, y se los extraña tanto como se extraña a la familia propia y a los amigos de la vida de casa.

Porque el viaje no hubiera sido lo mismo sin haberlos conocido.

Ésas familias nativas con las que convivimos -tanto tiempo que no habíamos ni pensado-, y que la simpleza del conectar tanto hizo que nos quedaramos “una semana más, esta bien?” “si,sí, cuánto quieran” y a la semana siguiente “nos podríamos quedar otra semana más?”  y así fue, de a poquito nos fuimos quedando y quedando hasta que veíamos que teníamos que seguir viaje. En una de las casas nos tuvieron que echar “sabemos que quieren recorrer la Península de Coromandel antes de viajar al sur, así que tienen que ir éste fin de semana, -y Angela agregó para que no nos sintiéramos echados por molestos – nos encantaría que se quedaran por siempre pero tienen un viaje que hacer”. Nos echó muy sutilmente jaja. No, lo hizo de corazón.

Nueva Zelanda no hubiera sido tal, si no hubiera sido por compartir la vida con algunos kiwis. Conocer de sus rutinas, de sus problemas y soluciones, de sus chistes y sus amistades, de sus formas de vivir y convivir, de sus costumbres y cultura.

Y más allá de los kiwis, han quedado amigos de otros países del planeta, que también nos han “flechado” con su amistad y cariño.

¿Por qué el mundo tiene que ser tan grande y tan chico a la vez? En realidad el problema del viajar, y sobretodo de un continente al otro, es el comprar el -maldito- boleto aéreo. ¿Por qué tan caros? Bueno, de continente a continente lo entiendo pero a veces dentro del mismo pedazo de tierra los números son imposibles. El mundo sería un lugar mejor si tengo unas dos semanas libres y me puedo hacer un viajesín a otro país sin pagar la exorbitancia que las aerolíneas nos hacen pagar.

Me fui por las ramas. Pero es así. Capaz que si el pasaje a NZ no fuera tan caro, como los dos ojos de la cara, la nariz y un brazo y una pierna, no sería un problema de mi vida el pensar cuándo vamos a volver a las tierras kiwis.

Igualmente, nuestra forma de vida actual, nuestros sueños y anhelos, hacen que Nueva Zelanda no esté en el plan viajero cercano, pero ahora sí puedo decir sin dudas, Nueva Zelanda, Volveremos y seremos millones! O bueno, en realidad dos, Marce y yo.

 

DSC_1458 DSC_5418 DSC_2115 DSC_2665 DSC_0533 DSC08912

Anuncios

Viaja con nosotros, déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s