Simplemente Wanaka

Aunque no sabíamos hacia dónde íbamos -se nos había complicado comprar el ticket para cruzar hacia la isla sur, pero lo conseguimos  y el mismo día que cumplíamos 6 meses en tierras kiwis, que fueron 6 meses en la isla norte de éste país, cruzábamos en ferry a la isla sur, desde Wellington (la capital) hasta Picton.
Fuimos viendo dónde parar, dónde doblar y recorrer caminos, hasta que recibimos un mensaje de nuestros amigos contándonos que estaban en un lugar muy lindo donde la temporada estaba por empezar y si nos apurábamos conseguiríamos trabajo.

DSC_1001 DSC_1079 DSC_1127 DSC_1167 DSC_1185DSC_1343 DSC_1352 DSC_1458 DSC_1494

Y así fue que parando poco y nada llegamos a Wanaka.  En el recorrido que nos indicó el GPS hasta la casa de Remi y Orianne, vimos lo más lindo del pueblo. El lago Wanaka en una hermosa tarde de primavera, con su linda costanera que separa la playa del “lakefront” donde hay bares y restaurantes. Y siguiendo el camino dejamos el centro atrás y cambiaron los locales por parques verdes, hasta llegar a la casa de los chicos, justo para el cumpleaños de Orianne, donde conocimos a la banda latina-europea que vivía en la casa e integraba el grupo de amigos.

DSC_2115 DSC_2444 DSC_2004 DSC_1992

Relatar el “paso a paso” de todo lo que vivimos en Wanaka, es imposible. Vivimos además de en la camioneta, en 3 casas diferentes y una semana en un hotel, renovamos grupo de amigos (la gente cambia cada temporada así que no hay otra vuelta que hacerse de nuevos amigos), Marce trabajó en 2 trabajos, yo trabajé (más bien curré) haciendo masajes en casa, conseguimos visa de trabajo, trabajé de mucama, conseguí trabajo en el supermercado, en temporada hice los dos trabajos a la vez, nos metimos al lago en verano, tomamos sol, navegamos, caminamos, anduvimos en bici, nos abrigamos, empezó el invierno, cambió la moda de la gente, nevó una sola vez en el pueblo en todo el invierno, se llenó de gente, se volvió a vaciar, hicimos papeles, compramos un auto, lo vendimos, compramos plantitas y las comimos, algunas las regalamos, regalamos ropa y nos deshicimos de cosas.

Disfrutamos mucho de vivir en un pueblo. En el verano vivir cerca del lago nos permitió disfrutar cada momento de la playa, del sol, de la vista. La costa del lago nos regaló mucha leña, que quemamos haciendo asaditos en una carretilla de metal,  que a la vez nos servía como fogón para quedarnos mirando las estrellas y charlando entre guitarras y cantos en francés, inglés y español.
Vivir en pueblo también nos regaló la sencillez de ir al trabajo en bicicleta, dejarla afuera en el “estacionamiento” para bicis y no tener que preocuparnos de atarla. El recorrido no era poca cosa, ir al trabajo implicaba observar cada día una postal por las que muchos pagan tanto por visitarla.

DSC_1563 DSC_2129 DSC_3124 DSC_3325 DSC_3371 DSC_3485

El otoño nos regaló los álamos amarillos, ver las hojas de los árboles caer, el clima ya no era tan lindo por lo que dejamos de hacer fogones, pero empezamos a compartir en el interior de la casa. Nuestros amigos del verano habían partido y éramos pocos los que habíamos quedado.

DSC_4037 DSC_4557 DSC_3734 DSC_3736

Con el comienzo del invierno pudimos experimentar lo rudimentario de la construcción Neocelandeza, ya que la aislación de las casas deja mucho que desear, haciendo que deseemos estar en casa en el calentito interior del hogar argentino. Pero ésta época fue trayendo nueva gente al baile, y poco a poco fueron naciendo nuevas amistades.
Nuestro lugar común de reunión fue trasladado a un bar irlandés Fitz Patrick´s, donde nos juntábamos cada domingo a escuchar a nuestros amigos cantar y a degustar las mismas cervezas cada noche.  Era raro entrar al bar y no ver a alguien conocido. Siempre había una sonrisa que nos saludaba, una cara conocida que nos daba charla.

DSC_5065 DSC_5354 DSC_5279 DSC_5418 DSC_5179 DSC_5050

En el trabajo las cosas no eran diferentes. Los clientes empezaban a reconocernos, y las charlas se hacían más amenas, mas relajadas. Además cada amigo o conocido que venía (cabe destacar que es el único supermercado del pueblo) nos saludaba.  La tarde se pasaba rápido entre tantas charlas y eso hacía el trabajo mucho más fácil.

Y así fue que poco a poco, casi sin darnos cuenta, los días se iban tachando en el calendario, y nuestro tiempo en Wanaka se iba acabando.
Parecería “cosa´e mandinga” porque en el último tiempo que estuvimos en Wanaka fue cuando más disfrutamos del lugar, conocimos más gente e hicimos más amigos; cada noche había algo para hacer, alguna casa para ir a cenar, algún cumpleaños para festejar.  Y lo peor de todo esto, es que las últimas semanas de trabajo se hicieron interminables no sólo por el simple hecho de que nuestro subconsciente sabía que eran las últimas jornadas laborales, sino que entre tanto trajín íbamos a trabajar siempre cansados. Pero felices.

DSC_5863 DSC_5848 DSC_5900 DSC_5753DSC_5974

Wanaka ha sido un lugar en el mapa, que ahora está tatuado en nuestros corazones, y no es por el lugar en sí que muchos estiman demasiado, sino que por toda la gente hermosa que conocimos y todos esos ratos hermosos que compartimos con cada uno de ésos seres que hicieron de Wanaka nuestro hogar por 10 meses.

Anuncios

5 thoughts on “Simplemente Wanaka

  1. …y las plantas…nos las comimos! Jajajajaja, me hicieron cagar de risa! Muy bueno chicos! Los quierooo a ambos dos! Sonzos!!! Jajajaja! Buenos vientos amigos! Besotes!

    Me gusta

  2. Hola Rubia y Marce!!! que lindo que escriban y cuenten algo mas de cada momento, aunque se que ni el 10 % es esto :). Preciosas las fotos, preciosa la gente que están con ustedes y van conociendo a lo largo de su aventura… Transmiten tanta felicidad-frescura-y paz. Que lindo seria que todos empiecen a pensar que los sueños y deseos se cumplen!!!, hay soltar las excusas y hacernos responsables de que la vida es una sola y hay momentos que no los podemos evitar, pero otros los podemos construir como USTEDES durante este año y algunos meses!!! LOS QUIERO BESOS… abrazos grandes y con mucha energía positiva!!! DISFRUTEN DISFRUTEN!!! nose cuando nos vamos a volver a ver prima, pero doy gracias en estos momentos que exista la tecnología para unirnos. TE SUPER QUIERO SIEMPRE ESTAS EN NUESTROS CORAZONES!!!

    Me gusta

Viaja con nosotros, déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s