Cambio de engranaje

Cuando la presentamos en sociedad, Amaroo no tenía nombre. Costó encontrarle un nombre que nos gustara. Costó sentirla como casa. Una vez que nos sentimos a gusto, el nombre llegó sólo. Bueno, no sólo como por arte de magia, si no que busqué mil palabras entre las cuales apareció Amaroo que además de gustarnos la palabra también nos gustó su significado “lugar precioso” en alguna de las tantas lenguas aborigen de Australia. Amaroo fue nuestra casita viajera por 6 meses. Hicimos juntos 7mil kilómetros en este extenso país.


Y llegó el momento de separarnos y seguir nuestros caminos. Ella con sus nuevos dueños y nuevos destinos; nosotros con nuestro plan viajero con una nueva  camioneta –de alquiler. Fue viajando en una nueva camioneta que hemos logrado apreciar muchísimo más lo que tuvimos, Amaroo era una GRAN casa. Tenía un lindo colchón, hermosas luces para en la noche poder ver sin tener que forzar la vista, y la cocina era mejor que la de muchas casas.
Ahora viajamos en Mirta. Mirta es de marca Nissan y el modelo es Elgrand. Ella es Mirta Elgrand.


A Mirta la conseguimos en una página de internet donde rentadoras de autos buscan gente que quiera reubicar sus vehículos, llevándolos de A a B a muy bajo o sin costo. A Mirta la promocionaban: Camioneta para 4 personas, con seguro incluído, nafta no incluída, kilómetros libres por 7 días gratis. La alquilamos por esos 7 días y le agregamos 2 días extras pagos, una ganga. Además en ella podemos dormir y cocinarnos, así que ahorramos plata en alojamiento y en comida.
Tiene 2 camas dobles (aunque en una entra una persona) que más que colchones tiene colchonetas finitas, que son lo más incómodas que hay, las camas son chicas y nosotros con nuestra largura de cuerpo apenas entramos. Ni hablemos de la cocina. Incómoda, impráctica, con poco espacio para la comida y los utensilios. Y si siendo dos se nos complica vivir en esta camioneta, no nos queremos ni imaginar lo que debe ser si viajan 4.


Pobre, ella es fiera, bien fiera. Pero bueno, Mirta lo que tiene de bueno es que camina, si la pisas fuerte, consume más nafta, pero si no, anda bien en un buen promedio de consumo/velocidad.
Y así estamos, acomodándonos en la nueva incomodidad de la vida, con noches de desvelo dolorido, y cocinando haciendo malabares, pero como “a caballo regalado no se le miran los dientes”, nosotros vamos nomas, con destino al sur, hacia el final de nuestro tiempo en Australia.

Los Australianos

aDSC_4961

Hace 10 meses que estamos en territorio Australiano. Bueno, si no contamos el mes que estuvimos de paseo en India, hace 9 meses que andamos por acá.
Nueva Zelanda fue nuestro primer contacto con una cultura tan distinta a la nuestra, con otro idioma, y otras reglas de convivencia. La llegada y el lograr acomodarnos en ése país, no fue cómodo ni rápido. Pero al llegar a Australia nos sentimos como en casa. No todo nos sorprendía. Ya sabíamos para qué lado mirar al cruzar la calle, ya sabíamos que dominamos  bien el idioma, y después de tantas llegadas a tantos otros países, llegar a un país donde el orden prevalece en la mayoría de las cosas, hace que todo sea más simple, menos caótico y con mucho menos estrés. Hasta un tanto aburrido, podría decirse.

Seguir leyendo

Hacia el salvaje Outback.

aDSC_5078

Australia demostró ser totalmente lo contrario a lo que nos habíamos imaginado. Australia es complicada. Es un país enorme. Las distancias no son lo que pensás, son 10 veces más.  Australia está compuesta por sólo 7 estados (son 6 estados y un territorio). Así de complicada es Australia que cada estado es como ir a un país nuevo, cada uno con sus reglas, sus leyes, sus patentes, nada está unificado, sólo la moneda y el Primer Ministro jaja. Australia tiene los animales más venenosos y peligrosos del mundo. Cocodrilos de agua salada y dulce. Tiburones de todos los tamaños y colores en todas sus costas. Aguas vivas de las más mortales. Víboras y serpientes. Incluso hay hormigas que tienen un veneno tan poderoso que pueden provocar un ataque anafiláctico en algunas personas y provocar la muerte.  También hay arañas chicas y grandes. No hay ambiente en éste mundo rojo donde no haya una araña. Nunca estás solo, sábelo. Y así de complicada y todo, nos encanta. Seguir leyendo

Las Montañas Azules de Australia

aDSC_4833

Miraba el paisaje, encantada por los colores que el sol que caía en el cielo le daba a todo lo que tenía a su alcance, y por la profundidad que le daba la sombra al resto del paisaje. Respiraba ése aire, y obstruía los ruidos de las otras personas, que eran unos cuántos, y pensaba “éste lugar, con tantos otros, me encantaría guardarlos en secreto”. Imposible. Pero no tanto.

Seguir leyendo